• Quiya

Contenido relevante y empático. La conversación que querés tener.

Actualizado: 1 de oct de 2019

El contenido siempre es relevante. Si pensamos que el sitio web es la puerta de entrada o la conversación que establecemos con nuestro actual o potencial cliente, la manera en la que hablamos e interactuamos es la mejor forma que tenemos para mostrar valor.

Podría arriesgar a decir que el resultado que alcanzaremos con nuestro sitio web, estará directamente relacionado con la relación que podamos establecer con el visitante. La manera en la que recomendamos el acercamiento al visitante es desde una relación empática. Es decir, pensando nuestro contenido parados en quién lo debe recibir más de lo que nosotros queremos ofrecer. Todo el mundo quiere comprar, pero nadie quiere que le vendan.

Todo el mundo quiere comprar, pero nadie quiere que le vendan.

Hablando de esto último, en nuestros últimos talleres dictados para la Asociación Argentina de Estudiantes de Ingeniería Industrial, aprendíamos que para el usuario, una relación empática surge cuando se cumplen simultáneamente tres condiciones: El tiempo, la trayectoria y la energía que necesito para cubrir mi necesidad son las menores posibles.

Piensen ustedes en las aplicaciones o sitios web que les resultan atractivos. Rápidamente encuentran la información que les resulta relevante, en la menor cantidad de pasos o interacciones posibles y de la manera más sencilla que puedo imaginar.



Recomendaciones para generar contenido de valor

1. Despertar el interés con el tema elegido.

Siempre es interesante nutrir la red y a nuestro usuario con información que le sea relevante. Mantener el interés y la curiosidad en el tiempo son casi la clave del éxito en cualquier sitio. Imagínense ustedes que vayan a visitar a un amigo y todo el tiempo les esté hablando de lo mismo, muy probablemente cada vez vayan a visitarlo con menos frecuencia porque ya saben qué es lo que se van a encontrar.

2. Tener una estrategia de publicación

Imaginemosnos que pase lo contrario de lo que pensábamos en el punto anterior. Si en vez de escases, abrumamos a nuestra audiencia con lo que tenemos para decir, muchas veces estaremos pecando de inocentes y perderemos el foco de lo que es importante para nuestro cliente. El balance entre hablar y escuchar son claves para el éxito de nuestro contenido. Y también lo es centrarse en respetar una agenda de publicaciones. Que nuestra audiencia sepa de antemano cuándo y donde encontrará nuevo material y nueva información.

3. Hacernos el tiempo para escribir.

Una de las mayores dificultades que nos transmiten nuestros clientes es la “falta de tiempo” para generar contenido de valor. Para esto les sugerimos siempre planificar en qué momento de nuestra agenda nos dedicaremos a generarle valor a nuestra audiencia y lo tomemos como un compromiso del mismo valor que las reuniones con nuestros clientes.

Si realmente no es una actividad a la que le puedas dedicar tiempo y no lo puedes programar, lo mejor será que delegues esta tarea a otra persona de tu empresa o lo terciarices.



Y tu experiencia generando contenido ¿Cómo es? Compartí con nosotros tus puntos de vista y generemos valor a la comunidad.